cobijos_8.JPG
18_edited.jpg

32 sonajeros. Cerámica. 2020.

32 sonajeros habla de las reservas ováricas que se almacenan en el cuerpo de la mujer y cómo éstas se van desprendiendo, óvulo a óvulo, en cada menstruación. La idea de esta pieza parte de que durante su etapa reproductiva, la mujer produce un promedio de 400 óvulos, lo que significa que hay más de 400 oportunidades de vida almacenadas en los ovarios.

La artista retoma este concepto y lo materializa a través de la elaboración de 32 huevos de arcilla. En los huevos, elemento esencial en el que se gesta la vida, están depositados los 400 óvulos en forma de pequeñas esferas de barro. A través del sonido de las esferas, que van menguando de 13 en 13 como lunas tiene un año, se invoca la pérdida y el paso del tiempo desde la plenitud de la pubertad (todas las esferas), hasta el vacío de la menopausia (ninguna esfera). Inspirado en los ritos de astronomía paleolíticos, donde los huesos mostraban secuencias de 28 puntos en una clara alusión a los ciclos lunares, cada sonajero está surcado por pequeñas incisiones en forma de puntos que dan registro al conteo de las lunaciones.

  

Sonajeros es una llamada al paso del tiempo a través del ritual del desprendimiento menstrual en el que, luna tras luna, se va generando o desprendiendo la vida.

19_edited.jpg
Escanear-4.jpeg
7.JPG
sonajeros.jpg
sonajeros.jpg
Escanear-6.jpeg
huee.jpg
Escanear-7_edited.jpg
Escanear-8.jpeg