carta_amano.jpg

De descendencia atlántica, la artista Emma Llorente Palacio nace un 7 de noviembre de  1996 en Barcelona. Se inicia en el arte de la cerámica en una exploración autodidacta, que amplía a otras técnicas y materiales siempre en busca de nuevos medios que le permitan comunicarse. El barro, la madera, la fabricación digital, el dibujo, la cera o el metal articulan un universo de posibilidades unidas por una sensibilidad común.

 

Diseñadora de formación, combina sus preocupaciones sobre la conexión del cuerpo, los ciclos vitales, la sanación y lo receptivo con una arqueología del saber que recupera lo ancestral y lo mágico a través del diálogo con la materia. Emma se sitúa en un marco de práctica contemporánea en la que se desdibujan los límites binarios entre la naturaleza y la cultura, entre el cuerpo y la mente, la razón y la intuición. Su apuesta reside en la investigación material como espacio de transformación y comprensión de nuestros cuerpos físicos, psíquicos y emocionales en relación a un cuerpo colectivo que nos une y nos conforma.

Texto: Marta Camps Banqué.