"No soy lo que soy, soy lo que hago con mis manos".

 

Louise Bourgeois

Hablo con los arboles

Amanso las fieras

Me miro en los ríos 

Me muevo en el viento

Todo lo que pueda decirte con palabras

Está en mi cuerpo

 

Silvia Gubernamental, Imperdibles, 1990.

Toda obra de arte es hija de su tiempo, muchas veces es madre de nuestros sentimientos.

 

De la misma forma, cada período de la cultura produce un arte propio que no puede repetirse. El intento de revivir principios artísticos pasados puede producir, a lo sumo, obras de arte que son como un niño muerto antes de nacer. Por ejemplo, no podemos en absoluto sentir y vivir interiormente como los antiguos griegos. Los esfuerzos por poner en práctica los principios griegos de la escultura, por ejemplo, solamente crearan  formas parecidas a las griegas pero inanimadas para siempre.

 

-

 

¿Por qué vinieron? Cada cuadro encierra misteriosamente toda una vida, toda una vida con muchos sufrimientos, dudas, horas de entusiasmo y de luz. ¿Hacia dónde se dirige esta vida? ¿Hacia dónde clama el alma del artista, si también participó en la creación? ¿Que proclama? “Enviar luz a las profundidades del corazón humano es la misión del artista” dice Schumann.

 

-

 

Las almas hambrientas se van hambrientas

 

De los espiritual en el arte, Kandinsky.

Era tal vez el momento de la nostalgia, ese punto en que el día muere y a los caminantes se les pone dulce el corazón. Mi madre comenzó a contarme bellas e increíbles historias que yo no entendía y Adán guardaba silencio sin apartar la mirada pensativa del juego de las llamas. En ese instante, una estrella fugaz cruzó el firmamento del Génesis. Recliné la cabeza en su regazo y entonces Eva me contó este relato de la rebelión de unos ángeles.

En una época muy remota, Dios era un astro que reinaba en la esfera más alta del universo y sin duda tenía mucho orgullo. Había allá arriba algunos astros semejantes a él, aunque no tan poderosos, y éstos un día se unieron para derribar del trono al gran Dios del espacio e intentaron abandonar la órbita que les obligaba a dar vueltas a su alrededor, pero al descubrir esta conspiración Dios montó en cólera, la cual produjo una inmensa explosión que destrozo a las estrellas rebeldes, cuyos fragmentos incandescentes fueron condenados a vagar perdidos de noche en el cielo para siempre. Esas ascuas son los demonios. Tienen nombres hermosos. 

Balada de Caín, Manuel Vicent.

Un texto anónimo de la tradición dice que cada persona puede tener dos actitudes: Construir o Plantar. Los constructores pueden demorar años en sus tareas, pero un día terminan aquello que estaban haciendo. Entonces se paran y quedan limitados por sus propias paredes. La vida pierde el sentido cuando la construcción se acaba. Pero existen los que plantan. Éstos a veces sufren con las tempestades, las estaciones, y raramente descansan. Pero, al contrario que un edificio, el jardín jamás para de crecer. Y, al mismo tiempo que exige la atención del jardinero, también permite que, para él, la vida sea una gran aventura. 

 

Los jardineros se reconocerán entre sí, porque saben que en la historia de cada planta está el crecimiento de toda la Tierra.

Brida, Paulo Cohelo.

_10 de enero de 2009

¿Recuerdas aquella frase de Oscar Wilde: "Antes de Turner en Londres no había bruma"? Es lo propio de los artistas, hacernos ver el mundo.

_14 de marzo de 2009

La verdad sólo pertenece a los que la conocen, los demás tienen derecho a tener la que se han inventado.

_11 de mayo de 2009.

La ausencia es esto: no poder compartir.

Cartas a Yves, Pierre Bergé.

CÉZANNE HABLA

Publico estas notas, recopiladas por el hijo de Cézanne, sin añadirles nada de mi parte ni alterar en ningún modo los pensamientos, reflexiones y opiniones del artista.

I. Los pensamientos de la crítica sobre el arte son más productos de consideraciones literarias que estéticas.

II. El artista debe evitar la literatura en el arte.

III. El arte es la manifestación de una sensibilidad exquisita.

IV. La sensibilidad define la individualidad. A su más alto nivel, identifica al artista.

V. Una gran sensibilidad es la mayor característica de cualquier creación artística hermosa.

VI. El elemento más seductor del arte es la propia personalidad del artista.

VII. El artista da forma a su sensibilidad, a su propia e innata individualidad.

VIII. La nobleza de la creación de un artista revela su alma.

IX. El artista materializa e individualiza.

X. El artista conoce el gozo de ser capaz de comunicar a otros su excitación sobre la naturaleza, esa obra maestra cuyos misterios cree que ha descifrado.

XI. El genio es la capacidad de renovar nuestras emociones por el contacto diario con la naturaleza.

XII. Pues el artista crea; crear es componer.

XIII. Porque el artista no se da cuenta de sus emociones, como el pájaro canta sus canciones: él compone.

XIV. La universalidad inmediata del impacto de una obra de arte no indica su importancia.

XV. El arte es una religión: su finalidad es elevar le pensamiento.

XVI. Quien no tiene hambre por lo absoluto (perfección), se contenta con la plácida mediocridad.

XVII. La excelencia de un intelecto puede juzgarse por la originalidad de sus creaciones.

XVIII. Una mente que puede ser organizada poderosamente es el elementos preciado, junto con la sensibilidad, para la creación de una obra de arte.

XIX. Arte es la adaptación de las cosas a nuestras necesidades y gustos.

XX. La técnica de cualquier arte consiste en un lenguaje y una lógica.

XXI. El estilo es perfecto cuando es comparado con el carácter y la grandeza del sujeto que lo interpreta.

XXII. El estilo no resulta de la imitación de los viejos maestros; se desarrolla de la manera personal del artista de sentir y expresarse.

XXIII. La forma en la que se realiza una obra de arte nos permite juzgar la distinción de la mente del artista y su interior.

XXIV. El debate por la novedad y la originalidad es una necesidad artificial que nunca puede disfrazarse de banalidad y de ausencia de temperamento artístico.

XXV. Línea y modelado no existen. Dibujar es la relación de contrastes o, simplemente, el encuentro de dos tonos, blanco y negro.

XXVI. Luz y sobra resultan del encuentro entre colores. Estos dos importantes fenómenos difieren, no por su intensidad general, sino por su resonancia individual.

XXVII. El dibujo puro es una abstracción. Dibujo y color no pueden ser separados desde que todas las cosas en la naturaleza tienen color.

XXIX. Mientras pintamos, gradualmente dibujamos. La precisión de los tonos le da a un objeto su luz y su sombra. Cuanto mejor es la armonía de los colores, más claro aparece el dibujo.

XXX. Contrastes y relaciones de tonos son el secreto del dibujo y la sombra.

XXXI. La naturaleza existe en tres dimensiones -un plano- entre el pintor y su modelo: es aire. Todos los cuerpos en el espacio son convexos.

XXXII. La atmósfera crea un crisol consistente y duradero. Colores opuestos dividen todos los fenómenos de La Luz en elementos separados sobre el escenario, que es la atmósfera. Esta atmósfera, entonces, envuelve la pintura, contribuyendo a su síntesis y a su armonía general

XXXIII. Podemos decir, por ello, que pintar es crear contrastes.

XXXIV. No hay pintura clara o pintura oscura, sino simplemente relaciones de tonos. Si están bien dispuestos, ellos mismos producirán armonía. Cuanto más numerosos y variados sean, más grandes serás sus efectos y más agradables serán a la vista.

XXXV. Como todas las artes, la pintura posee sus propias técnicas, pero la belleza de tonos y la combinación armoniosa de sensaciones depende enteramente del discernimiento del pintor.

XXXVI. El artista no puede comprender todas estas relaciones directamente, tiene que sentirlas.

XXXVII. Sentir correctamente y representar completamente esas sensaciones es el fundamento del estilo.

XXXVIII. Pintar es el arte de combinar sensaciones; en otras palabras, de establecer armonía entre colores, contornos y planos.

XXXIX. Este método viene de estar en contacto con la naturaleza y se desarrolla a través de la experiencia. Consiste en buscar la  expresión de lo que uno siente y organizar sensaciones dentro de una estética personal.

XL. Las escuelas de Arte, a priori, no existen.

XLI. Pintar de la naturaleza es sentirse libre de la esencia del modelo. Pintar no significa ser esclavo del objeto, copiándolo. El pintor debe recibir y capturar armonía desde muchas relaciones. Debe trasponerlas a una escala de su propia invención mientras las desarrolla, de acuerdo con una lógica nueva uy original.

XLII. Pintar un cuadro es componer.

Conversaciones, 23: ¿Un color? La armonía, Paul Cézanne. Léo Larguier.

10/3/13

 

Es en los hermanos la belleza una cosa impenetrable. Se diría que la llevan como al perro de la mano, que la sacan cuando quieren y cuando no allí se queda, en el cuarto más oscuro de la casa. Es la cualidad de la bestia lo que los vuelve de algún modo feos a los ojos de los hombres. Yo los miro fijamente, la calidez del rostro de la niña, la boca rosada más oscura en el hermano, y me digo de algún modo ellos lo saben, se saben bellos como hijos de los dioses y se cansan, se agitan, echan por tierra la labor de días o semanas. Entonces corren a los bosques, dejan de verse por la escuela, siempre juntos, cabeza con cabeza o mano sobre mano, se pierden y regresan tiempo después embelesados, de nuevo bellos y queridos, de nuevo niños normales como los otros.

 

Aquí en la casa el silencio es el peso de la pluma. Varía el niño la postura, saca el cuerpo de la sábana, ahora la desnudez lo cubre, esta mano anciana que persevera en la caricia. 

Dara escribe un bosque, Dara Scully.

© 2020. All rights reserved. ♡

  • Instagram